Educación, bienestar y sexualidad

 Si Ud. es una persona” normal” (normal así entre comillas, que no está muy definido lo que significa pero que para Ud. está bien porque no se siente mal con lo que hace, y le pasan cosas que le pasan más o menos a todo el mundo), seguro que habrá empezado a tener relaciones sexuales genitales ( porque  ¡ Cuidado! besos, abrazos y caricias en pareja también son relaciones sexuales  aunque la gente lo olvide), a  los 16, los 20 , los 30 o los 40 años. Después de todo no hay una edad fija para iniciarlas. Cada uno empieza cuando lo siente, cuando puede, cuando se anima y ojalá empezara también cuando es responsable, cuando se sabe cuidar, respetar y cuidar y respetar a los otros.

          Y si sigue siendo “ normal  y tuvo la suerte de encontrarse con una o varias parejas con las que verdaderamente  se sintió bien, y le duraron, es probable que Ud.  haya seguido manteniendo esas relaciones o las siga manteniendo hasta muy avanzada edad. En última instancia uno puede tener relaciones sexuales toda la vida de la manera que mejor  le plazca o se acomode su edad, su circunstancia, su estado de salud, con la única advertencia de no dañarse ni dañar, de no imponer al otro lo que el otro no quiere hacer, en fin, de entenderse sin autoritarismo.

     Si hacemos un cálculo de relaciones sexuales a una vez por semana a lo largo de la vida desde los 20 a los 70 años  (Ud. me dirá que de joven se suelen tener más y de mayor menos. Yo estoy de acuerdo pero hagamos un promedio). Estamos hablando más o menos de 50 años de relaciones  a casi 50 semanas por año. Ayúdeme a multiplicar (a mi me gustan los números): 50 por 50  dan como resultado 2.500. Lógico que algunas personas tendrán 6.000 relaciones  sexuales genitales  en su vida y otras 100, o 200 o ninguna ( porque también es un derecho no sentir la imposición de tener relaciones sexuales) pero sigamos con el promedio:

          ¿Se ha preguntado  alguna vez cuántas de esas relaciones sexuales  fueron realizadas con la intención de procrear, de      tener hijos?. Saque la cuenta en su propia vida, pregúntele a los  amigos, investigue. Es  bueno no quedarse solo con una impresión

      Hace años hice una encuesta sobre el tema. Algunas personas nunca tuvieron una relación sexual genital con intención de procrear., los hijos le vinieron sin haberlo programado. Otras solo algunas temporadas  para tener los pocos hijos que se tienen por estas épocas . Las parejas que tuvieron dificultades para quedar embarazadas ( ¿sabe que a mí me gusta decir que los dos miembros de la pareja  están embarazados? porque es lindo pensar que ambos están comprometidos de la misma manera ¿no? ). tal vez estuvieron años buscando ese embarazo (entre otras cosas) cuando se vinculaban sexualmente, pero esas parejas son las menos frecuentes.

      Bien. ¿Para que tiene la gente tantas relaciones sexuales si no es para procrear.? Para amarse, para sentir que están juntos, que se comunican, para darse afecto, “para pasarla bien” como dicen los adolescentes, para sentirse vivos, para calmar ansiedades, para sentir placer. De hecho, en las parejas homosexuales  no está la intención de procreación en sus relaciones sexuales genitales.

 Creo que el placer es muy importante. Este placer del que tan poco se habla,  pero que está presente aunque sea solo como búsqueda ( porque a veces no se logra) en casi todas las relaciones de pareja

    El placer sexual ha tenido  mala prensa, pero es tan lícito como cualquier otro placer ( ir al cine, escuchar música, saborear determinada comida, juntarse con amigos, etc.). Uno debe buscarlo en el momento en que siente deseos, tiene tiempo para eso, y se dan las circunstancias adecuadas. Y si las relaciones que Ud. tiene son heterosexuales y no quiere tener hijos es lógico que deba tomar medidas para que  ésto no ocurra. Una de las tanta medidas eficaces para impedir el embarazo es que la mujer tome anticonceptivos orales ( que como su nombre lo indica viene de  anticoncebir, o sea  no permitir la concepción ). También la mujer puede colocarse un dispositivo intrauterino (DIU), o el hombre usar condón, o cuidarse con le método de los días, etc. Cada pareja debe buscar el método que más le convenga, con el que esté de acuerdo, o que el médico le indique como el más conveniente.. Los anticonceptivos orales hace más de medio siglo que están permitiendo relaciones más libres ( en el sentido de no condicionadas solamente  por  un almanaque a determinados días del mes y si a lo que se siente), y más seguras ,en cuando a no tener un embarazo si no se quiere . Están por lo tanto permitiendo encuentros más placenteros  y  evitando embarazos no deseados .

     Los embarazos no deseados son muchas veces un hecho bastante perjudicial. Tanto si se tiene al hijo que no se quería tener, como  si la pareja se casa “ de apuro” sin estar preparada, o   queda la madre “soltera”,sola con su hijo  o si se aborta. Sin entrar a discutir la ideología respecto al aborto ( porque éste no es el lugar). pensemos en la cantidad de   muertes maternas en Argentina que se dan por abortos mal realizados. Los abortos se dan en todas las clases sociales pero los más riesgosos ( aquéllos que producen más muertes) se dan frecuentemente  entre las personas pobres, porque no pueden acceder , por su costo,a buenos lugares para realizarlos.

      Según datos de junio del 2012 , más de 100 mujeres mueren en nuestro  país anualmente por interrupciones de embarazos . Y en el mundo mueren  80.000 mujeres al año por este motivo...

Analicemos  las del país solamente. Es como si la catástrofe de calle Salta en la  ciudad de Rosario ocurriera 5 veces al año. Habría allí poco más de 100 muertes. O las muertes de la AMIA.. una vez al año, en nuestro país. O si los muertos por la destrucción de las Torres Gemelas en EE.UU ( 3000 ) ocurriera  26  veces por año .en el mundo.

        Creo que no tenemos real dimensión de las consecuencias de  abortos mal realizados y de las pérdidas humanas que producen

      Si pensamos seriamente las problemática llegaremos a la conclusión de que  ninguna mujer aborta por hobby. El aborto deja  marcas emocionales  muy fuertes, con hondas cicatrices  lo largo de la vida.

      Lo realizan las mujeres que se siente solas , desprotegidas, sin medios económicos para criar a su hijo y que no han tenido una educación que las llevara a cuidarse  para no quedar embarazadas. También las que no han  han tenido una buena información, las que no son acompañadas por el hombre para cuidar no embarazarse y entran en una relación descuidando su salud y no protegiéndose solo por  sentirse acompañadas y por el afecto que necesitan en una sociedad que no les brinda otras posibilidades. De sentirse bien.

 No podemos culpar a las mujeres porque aborten, igual que no podemos culpar a los chicos por drogarse, robar o ser delincuentes. Nadie nace queriendo sacarse un hijo de su vientre, como ningún chico nace con la perspectiva de matar , robar y drogarse, morir o ir a la cárcel..

      Mientras sigamos dando una educación sexual y escolar igual para todos   ,estamos dando una educación sexual y escolar para  pocos. Y con la educación general pasa lo mismo.

     De que sirve darle a un chico de una villa miseria información sobre países americanos o europeos que nunca va a conocer,  aportarle clases sobre otras culturas o enseñarle ecuaciones aritméticas que nunca va a usar, si no va a poder salir jamás del lugar en que está.:  vivir en la miseria y no conocer mucho más allá de su barrio?. Hay investigaciones    muy serias que explican como determinados tipos de educación no permiten que la persona salga del lugar y la condición en que nació y tenga movilidad social.

    La movilidad social es un concepto sociológico que se define como la posibilidad que tienen las personas para subir o bajar en la escala de bienestar social.  Los chicos de nuestras villas no están teniendo una educación que les permita subir y por lo tanto la manera que encuentran  de estar un poco mejor económicamente es robando  , delinquiendo. Total , si  se han dado cuenta de que su vida no vale ( por la forma como se los trata y tienen ue vivir) y por lo tanto no temen perderla . Cuando dejan de importarles sus vidas tampoco les importa la de los demás.

     Estamos cercenando al educar  de la manera que educamos (programas escolares iguales para todos) las posibilidades de que muchos chicos reciban lo que verdaderamente necesitan para mejorar su autoestima, para sentirse valiosos, para quererse y saber cuidarse, para hacer respetar sus derechos y poder manifestarse asertivamente de acuerdo a lo que piensan y sienten. y para salir en la búsqueda de otras opciones de vida.

      Debemos plantearnos seriamente que estamos haciendo y que estamos brindando a los educandos. más vulnerables. Y la educación sexual tiene mucho que aportar en esta problemática. Siempre que sea una educación sexual libre, contestataria, científica, formadora de valores y de posibilidades de una mejor calidad de vida. Siempre que forme en los factores psicológicos de protecciòn que son los que ayudarán a que tengamos hombres y mujeres mejores preparados para afrontar lo que les toque vivir.. Siempre que esté basada en el amor y no en le miedo y que lleve a que puedan reflexionar racional y emocionalmente acerca de qué conductas  le permitirán vivir mejor .

      Muchos de nuestros chicos  hijos de familias de bajos recursos están deprimidos (una investigación dela Psic.  Graciela Bragagnolo demuestra ésto en la ciudad de Rosario). Y con depresión es difícil que puedan aprender lo q ue se les enseña.  Tal vez sería bueno hacer un relevo diagnóstico  psicológico de esos chicos y reemplazar algunas clases que ni siquiera aprovechan por horas de terapia, que podrian ser grupales y dadas en los colegios.

       

     Lògico que para apoyar todos estos cambios  es necesario una familia a la que también se eduque y sobre todo  un Estado que apoye un proyecto realista para lo que quiere lograr. Un Estado que investigue seriamente lo que está pasando, que se haga asesorar  por buenos investigadores y que saque conclusiones certeras y no solo  que ponga parches a lo que está ocurriendo Porque  mientras nos manejemos con utopías o con teorías que poco tienen que ver con la realidad, será imposible cambiar la sociedad y las posibilidades de sus individuos. Lo social y económico tiene mucho que ver en la vida de las personas, pero también tiene mucho que ver  la valoración que se les haga sentir, la reflexion la educación ,y las posibilidades que tengan de recibir una capacitacion  adecuada  más la oportunidad de trabajo donde puedan desarrollarse. .

 

 

                                                                               Mirta Granero

                                     Asociación Rosarina de Educación Sexual y Sexología (ARESS)