ABUSO SEXUAL INTRAFAMILIAR: ¿Cómo encontrar caminos de salida?

HERRAMIENTAS  que ayudan A COMPRENDER Y TRANSFORMAR

Me ocupo de este Tema desde hace casi 30 años, cuando el mismo aparecía durante el tratamiento psicoterapéutico de alguna  paciente en terapia individual o  de familia,  y  que por alguna situación particular y/o familiar irrumpía esta situación súbitamente como algo trágico.

 

Utilizo como marco teórico, la Terapia Familiar Sistémica desde una perspectiva feminista y partiendo de la premisa de que ninguna formulación de sistemas puede ser independiente  de la cuestión de género, Además mi marco teórico incluye lo Cognitivo Conductual, Transpersonal,  y Espiritual (Cábala) y utilizo también técnicas de EMDR y Gestalt.

 

Para la comprensión y abordaje psicoterapéutico utilizo un enfoque ecléctico e integrador desde las distintas líneas de la psicología antedichas.

Abordo la problemática de las/los adolescentes  o mujeres adultas abusadas sexualmente en su infancia y/o adolescencia, tomando en cuenta que:

  • El abuso sexual intrafamiliar es practicado  generalmente por un personaje insospechable del entorno familiar, generalmente masculino.
  • Defino al abuso sexual como una violación hacia la/el otro, ya que vulnera y viola el derecho del otro a elegir y defenderse en igualdad de condiciones ejerciéndose abuso de poder tanto físico como psíquico sobre la víctima.
  • Para toda niña/o u adolescente su papá y  mamá o sustitutos, constituyen sus primeros vínculos de amor y de dependencia infantil. De ellos espera y necesita cuidados y protección.
  • Por ello cuando el padre u otro allegado, abusa sexualmente “se genera en la cabeza de la víctima un ruido ensordecedor y enloquecedor, producto de lo siniestro, que no cabe en la cabeza. Cuando ello ocurre, lo que siempre fue familiar se torna extraño y produce pánico y confusión. Lo que debía significar un acto de amor se transforma en expresión de odio, confusión, miedo y es causa de padecimiento (Eva Giberti)
  • Estos sentimientos operan profundamente en la percepción que la niña/o tiene de sí misma. Puede considerarse: mala, sucia y avergonzarse por haber sido víctima del abuso sexual, alentada generalmente por el agresor para estar seguro de que el acto permanecerá en secreto.

 

Otras veces el agresor le hace creer a su víctima que es la más linda, la más buena y su “preferida” y que por ello y para no dañar a su familia, ella deberá guardar secreto de lo que entre ellos pase como un privilegio y/o pacto. (R. Perrone  lo llama “el hechizo del secreto”).

  • Si el abuso no se descubre, si a la niña no se le cree y el secreto y la vergüenza continúan, influirán en otras significativas interacciones y relaciones de la mujer adulta, considerándose estropeada si tiene problemas sexuales con su pareja.
  • Esta situación también triangula perversamente a la víctima con su madre y la coloca en una trampa emocional y psíquica con ella, hecho que provoca una  espiral creciente a través del secreto.

 

 

Considero que es fundamental comprender primero porque hace tanto daño este episodio o acontecimiento.

Por producir un TRAUMA PROFUNDO ya que ningún niño/a o adolescente puede procesar lo que le está ocurriendo dado que no tiene especio mental para comprender lo que le está aconteciendo sin tener además la capacidad para defenderse de quien está haciendo abuso de poder por superioridad de fuerzas, del vínculo y/o de la edad.

 

Al igual que M. Durrant  considero que  la experiencia de agresión sexual (abuso sexual) lleva inicialmente a la niña/o u adolescente a experimentar una serie de sentimientos  y pensamientos,  confusos y abrumadores que influyen en la percepción de sí mismas.

Todo ello va produciendo sentimientos de desesperación,  desesperanza, confusión, alianzas, vacío interior, vergüenza,  culpa, sensación de sentirse sucia y/o mala, etc.

 

Las escenas, sensaciones, sentimientos y vivencias traumáticas del abuso retornan una y otra vez a la cabeza como algo torturante y angustiante.

 

¿PORQUÉ OCURRE ESTO?

Porque la imagen de uno mismo está dominada por la situación del ABUSO SEXUAL y esto forma UN MOLDE DE SUPUESTOS en el que se apoyan todas las experiencias y vivencias posteriores de la vida.

 

Es decir que los acontecimientos posteriores de la vida se vivencian “dentro del CONTEXTO de esa IMAGEN DOMINADA POR EL ABUSO” generándose así un círculo vicioso entre la percepción que uno tiene de sí misma y las conductas con las que esta persona responde coherentemente con la imagen negativa que tiene de sí misma. ( M. Durrant )

 

PERO en la vida de estas personas además de ese MOLDE existen CONTRADICCIONES Y EXCEPCIONES  o GRIETAS que son las que hay que utilizar  para elaborar y re-crear una AUTOIMAGEN COMPETENTE DE SÍ MISMAS/OS, DESTACÁNDOSE TAMBIÉN un reconocimiento de QUIEN TENÍA EL CONTROL DE LA SITUACIÓN, es decir, quien tuvo el poder de determinar que ocurriera esa situación con la niña y de cómo pudo hacerlo.

.  Es importante el reconocimiento de la responsabilidad  de quien perpetró el abuso, y sus efectos nocivos en el desarrollo de las dificultades y de las opiniones sobre sí misma de la mujer.

 

ALGUNAS HERRAMIENTAS

  • Se REDEFINE la situación traumática del abuso como: “situaciones traumáticas  de mi vida, pero que NO SON la TOTALIDAD DE MI VIDA.
  • Transformar el ROL DE VÍCTIMA del ABUSO en el que me colocaron, por el de CREADOR/A y PROTAGONISTA de mi cuidado (recuperando mi capacidad de control y autodefinición positiva de mi imagen y de mi ser) y de mi felicidad, construyendo vínculos positivos.
  • Es imprescindible reconocer las características del abusador, como  los de quien no reconoce ni respeta límites entre en el adulto y la niña/o abusando de su poder y de su rol de género.
  • Es imprescindible remarcar que NINGÚN NIÑO/NIÑA o ADOLESCENTE ES CULPABLE DE HABER PROVOCADO EL ABUSO.
  • Focalizar en el POTENCIAL POSITIVO Y DE CAMBIO que poseemos por ser personas.
  • Ampliar la conciencia de la manera de caerse y levantarse de las personas ante las diversas circunstancias de la vida.
  • Entrenarse en las concepciones de: ASERTIVIDAD Y AUTOAFIRMACIÓN.
  • Elaborar el PROCESO DE DIFERENCIACIÓN, pasando del  YO INDIFERENCIADO FAMILIAR  al YO PERSONAL DIFERENCIADO E INTEGRADO. (Bowen – Helm Stierlin)
  • Con el tema de la DIFERENCIACIÓN una/  deja de poner energía al servicio del perpetrador (recordando permanentemente lo que me pasó) y utiliza la energía positivamente para sí.   Liberarse de ella no significa negación ni olvido,  sino LIBERTAD Y AMPLIACIÓN DE LA CONCIENCIA CREATIVA.

 

Descargar el artículo en formato PDF

 

AUTORA: LIC. EVA WALDMAN

ARESS Asociación Rosarina de Educación Sexual y Sexología